¡BIENVENIDOS!

Encontré en el Liderazgo Auténtico, una forma de crecer personal, espiritual y profesionalmente, que quiero compartir con todos ustedes.
Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!
Namaste

PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES AL BLOG O COMUNICARSE CONMIGO, pueden escribirme a ingridtoppelberg@gmail.com

miércoles, 23 de abril de 2008

Hillary Clinton y Cristina Kirchner, ¿víctimas?

Mi querido amigo Dustin Urban de Buena Vista, Colorado publicó una carta al editor en el diario The Mountain Mail titulada “Obama puede suavizar las tensiones y unificar”.
Me gustaría compartirla con ustedes ya que creo que la actitud de Hillary Clinton es muy similar a la de Cristina Kirchner.

La campaña de la Senadora Clinton se basa principalmente en que su experiencia la hace una mejor candidata. Si, parece experta en las formas de Washington, hasta el punto de perder contacto con lo que quieren los Estadounidenses. Por ejemplo, enfatiza continuamente que es “una luchadora”.
Esta es exactamente la razón por la que no la apoyo. Washington está lleno de luchadores, y la ética de los luchadores no llevan a este país a ningún lado.

Respecto a la discusión de la experiencia, creo que los ejemplos más representativos se dieron en estos últimos meses. Obama, luego de meses de resbalar por las declaraciones de su anterior pastor, se elevó por encima de la negatividad y acusaciones para dar un discurso que quedará en la historia como uno de los grandes discursos de la historia estadounidense. En el medio de toda la negatividad, su “Una Unión más Perfecta” habló a los valores intrínsicos y el propósito de nuestro país y nos llamó a sanar las tensiones raciales que aún nos dividen. (…) Como en el pasado, cuando Clinton y su campaña recibieron prensa negativa, ella recurre a hacerse la víctima, argumentando que hay un “doble estándar” en los medios a pesar de haber hecho todo lo posible para agrandar las llamas cuando era Obama el que estaba contra las cuerdas. Este tipo de comportamiento bajo presión dice mucho del tipo de presidente que sería.
Por supuesto, a Obama no le sera fácil lograr todo lo que prometió. Pero imaginen a la presidenta Clinton enfrentándose a la oposición en el Congreso o manejando al beligerante Irán. Su experiencia muestra que apretará los puños, se pondrá en posición de víctima y empezará a luchar, asegurándose el fracaso de la legislación o peor, que Irán sea aún más aislado, empeorando la polarización con ese régimen.


Ahora imaginen al Presidente Obama en la misma posición. La experiencia de los últimos meses muestra que bajo presión, se elevará por sobre los dimes y diretes e identificará los verdaderos temas que los estadounidenses debemos enfrentar. Al hacerlo, unirá con empatía los lados opuestos. En vez de jugar a ser “luchador”, involucrará a Irán. Y su discurso unificador sin duda ayudará a suavizar las tensiones en casos tan cruciales de la política exterior.
Estoy cansado de la ética “luchadora” de Washington. En contraste con Clinton, la experiencia de Obama muestra que su habilidad para unificar es más fuerte bajo presión. Si esto no representa un verdadero cambio en Washington, no sé qué lo hará.

Ahora… Nos suena conocido el discurso de “Soy una víctima que doy batalla y hay un complot de la prensa en mi contra”? Me recuerda mucho al discurso de Cristina. ¿Cómo reacciona ella frente a la presión?


¿Qué creen que haría un “Presidente Obama” en el lugar de Cristina?

2 comentarios:

dustinheron dijo...

Ingrid, me encanta tu traduccion de mi carta. Gracias por leyendo y compartiendo en su blog!

Ingrid Toppelberg dijo...

Gracias a ti Dustin por escribirla!
Cariños,

Free counter and web stats