¡BIENVENIDOS!

Encontré en el Liderazgo Auténtico, una forma de crecer personal, espiritual y profesionalmente, que quiero compartir con todos ustedes.
Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!
Namaste

PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES AL BLOG O COMUNICARSE CONMIGO, pueden escribirme a ingridtoppelberg@gmail.com

martes, 25 de marzo de 2008

¿Víctima o protagonista?

La posición de víctima se desarrolla temprano en la infancia. ¿Qué escuchas decir a un niño cuando algo “malo” sucede? Por ejemplo, “El juguete se rompió”, “El helado se cayó” o “La ropa se ensució”. Estos problemas no tuvieron nada que ver con él. Son completamente inocentes. ¿Cuán seguido escuchas esta misma posición en el trabajo? “Le reunión se alargó”, “El proyecto se excedió de presupuesto”, “Los clientes están enojados”. Estos malos resultados no tienen nada que ver con nosotros.

Superficialmente, esta posición es atractiva – dado que somos inocentes, no se nos puede culpar. Circunstancias fuera de nuestro control nos llevaron a estas situaciones. Y probablemente es cierto, pero si somos completamente inocentes, y no parte del “problema”, ¿cuándo conseguiremos lo que queremos? ¿Cuándo terminaremos a tiempo, llegaremos con el presupuesto, tendremos clientes contentos o un buen matrimonio? Si no somos parte del “problema” no podemos ser parte de la solución. No tenemos poder para influir en los resultados. Somos impotentes.

La otra posición que podemos tomar es la de Protagonistas. En esta posición, no renunciamos a nuestro poder. Siempre hay circunstancias fuera de nuestro control. Sin embargo, uno puede elegir cómo responder a estas circunstancias. Somos respons-ables y podemos elegir ser un punto de apalancamiento en el sistema. Y mientras podremos o no ser capaces de crear los resultados deseados en todas las situaciones, podemos ser íntegros sabiendo que actuamos de acuerdo con nuestra visión y valores.

Aprender requiere una elección – la elección de decir “no sé” y soy “respons-able”. Puede que no consiga los resultados que quiero, pero puedo influenciar el resultado y estoy dispuesto a arriesgar la posibilidad de un mal resultado para lograrlo. Como el “aprendiz”, la autoestima del “protagonista” se basa en seguir su visión y valores, viviendo sus compromisos, en vez de quedarse en el nivel de resultado más superficial.

6 comentarios:

Víctima a protagonista dijo...

Interesante artículo. Como lectura adicional se encuentra editado el libro "De víctima a protagonista" por el filósofo Hugo Landolfi.
http://www.hugolandolfi.com/protagonista.html

Saludos

Anónimo dijo...

Estaría bueno decir que el post fue tomado casi literalmente de "Metamanagement" de Fred Kofman

Adriana dijo...

Excelente articulo. Muy bien escrito. Me ha servido de mucho. Saludos!

Adriana dijo...

Guardare esta pagina en mis Favoritos!!!

Ingrid Toppelberg dijo...

Muchas gracias Adriana por tus comentarios! Me alegro mucho que te haya servido...

Respecto al comentario anonimo acerca de Metamanagement, quiero aclarar que el articulo no fue copiado de Metamanagement (ha decir verdad, si bien admiro muchisimo a Freddy nunca lei su libro). El concepto de "victima o protagonista" es muy antiguo y hasta el budismo habla de ello.

El que este articulo sea similar a Metamanagement, significa que hay muchos maestros hablando de lo mismo y que por lo tanto su mensaje tiene aun mas fuerza: Buena noticia!

Namaste,

SotiJoe dijo...

Freddy Kofman, Víctrimas y protagonista

Free counter and web stats