¡BIENVENIDOS!

Encontré en el Liderazgo Auténtico, una forma de crecer personal, espiritual y profesionalmente, que quiero compartir con todos ustedes.
Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!
Namaste

PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES AL BLOG O COMUNICARSE CONMIGO, pueden escribirme a ingridtoppelberg@gmail.com

miércoles, 20 de febrero de 2008

¿Un Líder Auténtico en la Casa Blanca?

Este artículo es una traducción del publicado en inglés por Bill George, autor the "Authentic North" en su Blog el pasado 14 de febrero.

Las resonantes victorias de Barack Obama y John McCain en Virginia, Maryland y D.C. - Obama por un promedio de 34 puntos porcentuales y McCain por 28 - confirman el deseo creciente del público norteamericano de elegir a un Líder Auténtico como su próximo presidente.
En todas las charlas que he dado el año pasado acerca de True North y el Liderazgo Auténtico, una de las primeras preguntas es: "¿Es posible tener un líder auténtico en la Casa Blanca?". Al principio, evité estas preguntas diciendo que mi investigación estaba basada enteramente en líderes de negocios y organizaciones civiles. En privado, tenía mis dudas que nuestro proceso político, que se ha vuelto tan negativo y viciado en los últimos años, permitiera prevalecer a un líder auténtico.
Mientras estas primarias extendidas avanzan, se vuelve cada vez más claro que el público norteamericano no solo está abierto a un líder auténtico como presidente sino que lo demanda. Los dos candidatos líderes al momento, John McCain y Barack Obama, están creciendo justamente porque son líderes auténticos.
Los medios parecen creer que estas elecciones son sobre género y raza. Yo creo que son sobre autenticidad. La mayoría de la gente por debajo de los 40 son tan cínicos respecto a los políticos que prometen una cosa y hacen otra o que no están dispuestos a admitir sus errores y debilidades, que solo se comprometerán con un líder del que estén convencidos que es auténtico. Por lo tanto no sorprende que ambos, Obama y McCain, tengan tantos seguidores entre los independientes y las generaciones jóvenes.
Del lado republicano, Mitt Romney podría haber sido el candidato mejor calificado en cualquier partido, pero no lo logró porque le faltó autenticidad y parecía decir lo que fuera que la gente deseara escuchar. Sus posiciones en temas claves cambiaron tan dramáticamente desde sus años como gobernador de Massachussets que ya nadie sabía qué representaba. Lo mismo podría decirse de la precipitada caída de Rudy Giuliani, uno de los líderes republicanos.
Por el otro lado, a McCain se lo daba por muerto el último verano mientras su campaña se venía abajo y volvió con el poder de su autenticidad. McCain, que experimentó su cruzada personal como prisionero en la Guerra de Vietnam, lo dice así. No le tiene miedo a ir en contra de las posiciones populares o de las jerarquías del partido republicano, incluyendo al propio Presidente. Al asumir el liderazgo de la nominación, los conservadores del Partido Republicano han tratado de alinearlo, pero él se ha negado rotundamente.
En el lado demócrata, Hillary Clinton está completamente calificada para ser presidente, pero la gente parece no saber quién es en realidad. Es muy habilidosa jugando de acuerdo a las encuestas y armando su discurso adecuadamente para cada subgrupo de votantes, pero esto solo la ha llevado a altos negativos, inusuales en mucha gente que está políticamente alineada con sus posiciones. La única vez que mostró un poco de emoción en New Hampshire, los votantes respondieron dándole una victoria sorpresa sobre Obama. Luego volvió al lado negativo en Carolina del Sur y su apoyo ha ido disminuyendo desde entonces.
La autenticidad de Obama es precisamente lo que lo hace tan atractivo a una gama tan variada de votantes. Parece cómodo consigo mismo, y es capaz de elevarse por encima de los destructivos ataques recibidos. Su mensaje de esperanza y cambio, respaldado por programas específicos que parecen lógicos para la mayoría de la gente, está inspirando a muchos norteamericanos a comprometerse en el proceso político. A pesar de todo los discursos que ha tenido que dar bajo presión, parece fortalecerse y estar más seguro de si mismo al avanzar.

Obama habla abiertamente de su cruzada personal – venir de una familia de raza mixta, ver a sus padres divorciarse mientras era muy joven, mudarse a Hawai y estar confundido durante la secundaria acerca de qué camino tomar – hasta que se encontró a si mismo en sus tempranos 20 años. Sus oponentes dicen que no tiene experiencia, lo que no es realmente cierto. A los 46 años, Obama ha tenido abundantes experiencias de vida, que le permiten entender la vida de los norteamericanos comunes y ser empático con sus desafíos.
Tiene la suficiente confianza para sentarse con líderes del mundo, incluso aquellos con los que los Estados Unidos actualmente tienen relaciones hostiles, y tratar de llegar a una solución. Utiliza el mismo acercamiento respecto a la salud, ofreciendo juntar a todas las partes interesadas alrededor de una gran mesa y buscar una solución, algo a lo que su oponente se negó continuamente a principios de los ’90 y por lo que lo menosprecia actualmente.
En un desordenado año electoral, no hay forma de asegurar que McCain u Obama serán electos Presidente, pero esto no quita que los votantes deseen un líder auténtico en la Casa Blanca.
Este podría ser el año. ¿No sería eso un cambio?

Observación: Al día de la fecha, Obama ha ganado a Clinton, 2 estados más. Para más información, ver "Hillary contra las cuerdas por el imparable avance de Obama" en La Nación del 21/2.

1 comentario:

Elia dijo...

Muy bueno este comentario y es cierto que la autenticidad de Obama se le nota mientras que Hillary quedò congelada en su dogma.

Free counter and web stats